Banda Sonora Original -Carretera Perdida

En la ardua tarea que supone el abordaje del universo musical que rodea a David Lynch no debe pasar inadvertida la flagrante certeza de cuán frondoso -amén de todo el imaginario lynchiano- y trascendental -empleado con su etimología filosófica: alejado de cualquier condicionamiento racional y/o empírico- es su relato construído con sonidos.
Estableciendo un símil con la obra cinematográfica en conjunto, de la cual esta musicalización es un axioma autosuficiente en la elaboración de un discurso propio, puede argüirse positivamente cómo la musica es otra confrontación, un cuerno misterioso e intemporal que, lejos de estar descuidado, compone una (otra más) nueva dimensión de la película; tal y como, decía, la obra filmada en su conjunto constituye una metarealidad de la vida del director americano -y así quiero indicar la incorporación de sueños, vivencias y otras piezas de su vida a su obra, así como, de hecho, actividades que desarrolla en pararelo como la pintura, la fotografía o la mismisima meditación.

Entonces, ¿qué esperar de su discurso musical? Como objeto, tal y como el propio Lynch indicó, la interpretación personal, guiada a través del discurrir del film -cuando se trata, como aquí pretendo, de la obra musical cinematográfica. Detrás de una interpretación logico-ortodoxa de cualquiera de sus películas (no entraré ahora a considerar si, de hecho, todas la tienen), existe, y además pretendidamente potenciado, un análisis inherente al espectador. La musicalización participa en gran medida de este gesto para el esfuerzo y el abandono de casi cualquier convención estético-narrativa; pues, para Lynch, el blues puede ser demoníaco, descompuesto -como la carne con gusanos-, azul terciopelo o telúrico cuando sublimado con el parangón del paladar musical posmoderno, la virulencia; el jazz, esquizofrénico o cuerdo, según; aunque, en general, el misterio siempre desentraña misterio, en la neblina de Twin Peaks o en la casa de los Madison, en Carretera Perdida, cuando el matrimonio comienzan a recibir amenazas en forma de VHS desde el exterior.

A la banda sonora de esta última, Carretera Perdida, podría aplicarse los comportamientos arriba citados. La musicalización del film, tanto los efectos sonoros como la propia Banda Sonora, conforma una confrontación. Considerando toda la banda sonora, que adjunto íntegra, puede concluirse que se trata de una obra contemporánea. Con Lou Reed y David Bowie, Lynch nos ofrece su gusto más comercial, que no obstante muestra con semblante distorsionado para alumbrar momentos de su pesadillesca ocurrencia. Por supuesto, Angelo Badalamenti esta presente, como en toda la obra de Lynch, y su repercusión aquí es, también, característica: ofrece piezas clásicas recubiertas de maquillaje polvoriento y, seguramente, marrón -marrón porque así son los escenarios donde se insertan.
Por otra parte, la sórdida presentación de los temas que interpretan Rammstein y Marilyn Manson funciona de catársis biológica en el espectador, conciliadora de mencionada confrontación. No puede esperarse otra cosa para ejemplificar mejor el hundimiento en el submundo de los personajes en tensión, esa siniestra introspección decididamente crispada y violenta, interior y, con estos grupos, tambien exteriormente.
Nine Inch Nails, del palo de los grupos anteriores, cuenta con representación en la banda sonora. No en vano, Trent Reznor figura como productor del soundtrack. Se trata de un grupo que a mi juicio cabalga(ba) en la misma dirección que Lynch, en esa carrera por la sonoridad neblinosa y altisonante.
Otros nombres completan la lista; a saber, Trent Reznor, Barry Adamson y Jobim.

No tiene desperdicio para quienes quieran divagar con sinfonías inconexas, si no han visto el film; o para, quienes con la película en su mente, quieran reconstruirla otra vez de alguna distinta y kafkiana forma.

Anuncios

2 Responses to Banda Sonora Original -Carretera Perdida

  1. ele says:

    Acabo de ver la película y "necesitaba" reconfirmar datos de la banda sonora. Gracias por este post. Y por el enlace a la música.

  2. falta la reiterativa utilización de la pieza con la voz magistral de Elizabeth Fraser: This Mortal Coil – "Song to the Siren" que se reitera una y otra vez a lo largo de toda la película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s