La Unidad-en-la-Diversidad

¿Cuál es el código de correspondencia entre el desarrollo del feto en la intimidad de la madre y la expansión de las galaxias en el orden cósmico? ¿Cuál es la diferencia entre el fulgir de las estrellas y el latido de nuestro corazón, entre sus tiempos de fase, sus silencios, sus diálogos,…; entre sus flujos, la sangre y la lava, que inundan y vertebran su calor, que son condición de éste y que tiñen ambos cascarones? ¿El eco de mi susurro bajo la almohada tiene una resonancia en el espacio hueco e infinito que -no- vemos y que se extiende por todo el universo?

Universo

¿Qué dista entre el lenguaje de las nebulosas, entre sus danzas milenarias de perpetuo cambio y la inmanencia del Hombre hacia su propia trascendencia? ¿Qué hace de la amplitud una honda complejidad y de la complejidad una extensa amplitud?

Estas preguntas, que no son más que una, bien recogida en la profundidad del atemporal “¿qué somos y qué hacemos aquí?”, asaltan la sensibilidad del hombre y son combatidas con dedicado raciocinio, y ¡ah!, cuánto de esperada ha sido y es -y seguirá siendo- una respuesta unívoca, que calme nuestra frustrada necesidad de nominalizar hasta la mas extraña -común- de nuestras emociones.

En esa búsqueda el hombre perece, libre o servil, feliz o demente, pero perece, porque no hay final, no hay resolución. Tanto como en ningun rincón del universo se esconde la luz prodigiosa que alumbra a todas las partes, en ningun habitáculo de nuestra mente el lenguaje dará con aquella solución, y cualquier avistamiento casual será fingido y temporal, mitad verdad, mitad negación de su condición de verdad. ¡Porque la verdad será completa y plural o no será! ¡Será integral e infinita o no será! El haz luminoso que discurre por el iris de nuestra galaxia ilumina la mente del poeta, el artista, el vidente, el que con alquimia experimenta su excitación, quien la siente y padece, y aquél que crea que es solista sobre el escenario traicionará su propia condición, ¡la estará negando! Porque su misma condición es la concordia, el orden, la compasión. Su misma naturaleza es coexistir, es la armonía de un sistema dispuesto a su fin, que es su propia armonía. ¡La condición de la misma pregunta es el orden de sus premisas, el tramado de nuestras emociones, el diálogo, las sinergias entre ellas!

En las postrimerías del humanismo cientifista, la ciencia busca la resolución a la pregunta, un interrogante que crece bajo el microscopio. La Ciencia ha muerto, pues queda de ella su vástago, su utilitarismo, pero nada más. No. El código que se esconde tras todo nuestro mundo no será científico, y la humanidad nunca se asomará asombrada al ojo de un microscopio para aplaudir por hallazgo alguno

El código de correspodencia entre tantas y tantas cuestiones es uno, cuya infinitud en amplitud y profundidad le confieren la calidad de todas-las-cosas. Este código es la caracola, el sistema fractal que se autoreplica asimismo en la intimidad de su seno; la melodía que incluye la voz de Jesucristo, Krishna o Brahman, que resuena en las salas de la Historia y que a menudo es transmutada en el cuerpo de la religión reduccionista

El impulso unificador es la fuerza del Orden, la inmanencia de la Vacuidad, el espíritu de trascendencia evolutiva de todas las cosas; Dios, la magia, la naturaleza no como deidad sino como tramado terrenal; Siddharta, el ateísmo positivista, la Ciencia viva; la matriz, el útero de la creación, el amor; y especialmente, todo aquello que el lenguaje no comprende, que es superior a éste, que lo trasciende e incluye

El código es la Divinidad, inteligible bajo vastísimas perspectivas, todas ellas válidas siempre que respeten su condición de perspectiva, de parte-del-todo.

¡La guía es entonces la adecuación del perspectivismo infinito!

Ramas

Y la adecuación reside en nuestra compasión por el Hermano, en nuestra infatigable lucha por la mejora desde la felicidad solidaria por y para la trascendencia de nuestro propio umbral hacia el infinito cielo estrellado que encierra un sólo grano de arena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s