El abrazo

El amor y el tiempo son dos dimensiones en constante fricción. El amor exige conservar y el tiempo dejar ir. Para el amor, la muerte es una experiencia traumática; no obstante, forma parte de las exigencias del tiempo. El amor resulta ser, en realidad, un duelo constante contra el tiempo, la mayor de todas las naturalezas.

Hay que entender el amor en sus múltiples manifestaciones. Por supuesto, existe un amor hecho tan vigoroso que consigue trascender al tiempo; uno que, cuando el apego hacia el otro ya no es lo sustantivo, el tiempo no discurre ni a su favor ni en su contra, sencillamente discurre y el amor con y sin él. Pero este es sólo un resultado del amor más puro sobre las personas y no explica su totalidad.

Abrazados

En la experiencia inmediata, nuestra forma de manejarnos en el mundo, el amor exige también vencer al tiempo. Toda la danza del cuerpo, sus idas y venidas, y también la danza de la mente, entre éste y aquél otro concepto, cuando rondan la idea del amor, debido a alguna persona, en el caso del cuerpo, o como reflexión en los salones del pensamiento, temen el discurrir y desean la quietud. En el pensamiento, la quietud es alguna suerte de verdad, saberse con firmeza sobre algún concepto donde refugiarse de lo desconocido. Se trata de asir mentalmente toda nuestra comprensión y apretarla contra nosotros, con pasión e incluso obcecación, con mucho apego, para sentirnos a salvo de lo incognoscible. Asimismo, en el cuerpo, esta fuerza que emana del apego y del miedo a la muerte, última consecuencia del tiempo, es el abrazo.

En el lenguaje del cuerpo, el abrazo ejemplifica con pasmosa teatralidad el deseo de permanencia. El aire que separa dos cuerpos es la imposibilidad de saber para nuestro pensamiento, y el encuentro en el abrazo la sensación de verdad, con la que querríamos yacer para siempre. En estas pequeñas trampas de un amor aún temporal, el abrazo es un primer paso, por acudir directamente de nuestra persona orgánica, a veces de forma insospechada, como un repentino deseo por descansar sobre el hombro del otro, sin más. Este amor es estrictamente afectivo; es carnal, pero no sexual. Representa el deseo de entendimiento de nuestra mente, ejecutado por nuestros músculos. En el abrazo existe la exigencia de entender y ser entendido, no siempre cumplida, tanto como en la verdad existe la exigencia de amar lo concebido, tampoco siempre cumplida. Quien ama, desea entender; quien entiende, desea amar. Esta pareja necesidad acompaña la acción humana de manera indisociable, porque la verdad y el abrazo son pequeñas defensas levantadas sobre la amenaza del tiempo.

Para quienes se aventuran en la senda del amor, el abrazo es una primera necesidad vital, y con él nos sumergimos en su abundancia y lloramos su ausencia. Quienes se descubren en la reflexión, la sensación de verdad, de haber topado con algo final, también es vital, y a ella le confiamos toda nuestra integridad, nos sentimos firmes cuando se confirma y débiles cuando no. Pero en el amor que finalmente ocurre más allá del tiempo, bajo otra consideración de la vida, el final del abrazo ya no es traumático. Asimismo, en la sabiduría que finalmente trasciende las aparentes verdades finales, saberse inseguro en el pensamiento, sin ningún concepto al que asirse con firmeza, produce paz donde antes producía zozobra. Estos nuevos vacíos que se abren, primero frente a nuestro amante, que se aleja ahora de nosotros tras habernos tocado, y en nuestra mente, por sabernos ignorantes en todo, son ahora abrazados con la misma pasión con la que antes nos asegurábamos esos besos y esa calma, y nos conducen a una nueva batalla en la infatigable resistencia a la experiencia humana, solitaria y desconocida, y también iluminada en compañía.

En estos extremos reina el silencio: tras nuestro abrazo, ya no hay sollozos, y tras dejar atrás lo que creíamos que era la verdad, ya no hay palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s